enero 1

#QueridosReyesMagos

Día 2 de enero, a las 11,30; calle Palos de la Frontera, 13 Madrid

 

Desde hace dos años, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, a través de las empresas públicas de vivienda (IVIMA y las EMVS) han vendido a fondos buitre (Goldman Sach, Encasacibeles, Fidere, Lazora, etc.) más de 6.000 viviendas. Estas 6.000 viviendas constituían parte del escaso parque de vivienda pública de la Comunidad de Madrid, viviendas construidas sobre suelo público y con dinero publico, con objeto de proporcionar un techo a familias al borde de la exclusión. Todas ellas han sido vendidas por debajo del precio de coste de su construcción y mientras todavía estaban habitadas por las familias a las que les habían sido adjudicadas tras un riguroso proceso de selección en el que se tenía en cuenta su situación económica y social.

Los nuevos propietarios, olvidando la finalidad para la que se habían construido estas viviendas, intentan renovar los contratos a sus actuales inquilinos, imponiendo nuevas condiciones  que nada tienen que ver con las de una vivienda pública y social, y pretendiendo aumentar los precios hasta en un 300 % lo que significa una grave amenaza para estas familias que, sumando su situación general a la actual crisis y desempleo que soportan muchas de ellas las aboca a desalojos forzosos sin solución habitacional alternativa.
En un momento de crisis como la actual en que miles de familias se han quedado sin viviendas a consecuencia de la pérdida de sus puestos de trabajo, por no poder hacer frente a los pagos de hipotecas o alquileres del mercado libre, la decisión tomada por la Comunidad de Madrid con respecto a la vivienda pública representa una perversión  y una dejación de sus obligaciones de prestar atención a las necesidades de los ciudadanos, no solo a las familias que ocupan actualmente esas viviendas sino a las que, como consecuencia de la crisis, forman parte de los nuevos grupos amenazados por la exclusión.
El pensamiento único actual con respecto a la política de vivienda, y que se ha sostenido durante muchos años sobre el fondo de la corrupción, ha demostrado que es un cóctel absolutamente indigesto cuyas consecuencias estamos experimentando, un cóctel que erosiona y pudre los mismos fundamentos de la democracia, de tal manera que mientras que no se produzca una transformación social que fuerce a un cambio radical de la política llevada a cabo por los poderes públicos con respecto a la vivienda, los ciudadanos no podemos permanecer al margen. Es imprescindible una amplia rebelión ciudadana en defensa y exigencia del derecho a la vivienda tal y como se enuncia en el artículo 147 de la Constitución vigente en nuestro país.
El próximo día 6 de enero, día de Reyes, en nuestra cultura es un día especialmente dedicado a la infancia. Con este motivo en la PAH hemos tenido conocimiento de que han sido numerosos los niños que han dirigido cartas a los Reyes Magos mostrando su angustia por la situación que atraviesa su familia, en algunos casos bajo amenazas de desahucio en los próximos meses. Una niña de 7 años que ya ha vivido dos intentos de desahucio, y que tiene fijada fecha definitiva para abandonar su vivienda el día 15 de enero, comienza su carta diciendo: “para qué quiero juguetes si no tengo casa”.
El bienestar general de los niños está profundamente influido por la calidad de la vivienda que habitan. La carencia de una vivienda adecuada, los desalojos forzosos o la falta de hogar suelen tener un profundo efecto en los niños debido a sus necesidades específicas, dado que afectan a su crecimiento, desarrollo y disfrute de toda una gama de derechos humanos, y muy en particular el derecho a su seguridad personal. En su informe de 2005 sobre el Estado Mundial de la Infancia, UNICEF indica: “Más de un tercio de los niños de mundo en desarrollo -640 millones de niños- no viven en viviendas adecuadas. Dado su carácter generalizado y el efecto que tienen en los niños la falta de hogar y la vivienda inadecuada, el Comité de Derechos del Niño, de las Naciones Unidas, ha recalcado el carácter universal del derechos a la vivienda adecuada subrayando que se aplica a todos los niños sin distinción ni restricción de ningún tipo”. También recuerda UNICEF que los desalojos forzosos tienen en los niños un efecto similar al de los conflictos armados.
Desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la Plataforma de Afectados por la Vivienda Pública y Social os convocamos a una concentración frente a la EMVS para exigir el cumplimiento de estas reivindicaciones a escala mundial y que hacemos nuestras.
No nos dejes solo, acude y defiende el Derecho universal a la Vivienda para todos.
Día 2 de enero, a las 11,30; calle Palos de la Frontera, 13
(Metro Palos de la Frontera)

 Lo que nos une nos hace fuertes.




Publicado 1 enero, 2015 por paharganda in category "INFORMACION DE ACCIONES

1 COMMENTS :

  1. By Emilia on

    Despues de leer el texto, me siento indignada con quienes hacen este tipo de cosas y también con quienes las permitimos.
    Lo que ocurre en España con la especulaciòn de la vivienda es algo de lo que en el futuro todos sentiremos vergüenza.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *